Día de los pueblos indígenas

Ayer fue el Día de los Pueblos Indígenas. Lo reconocimos compartiendo el Palabras de Bears Ears Inter Tribal Coalition. Hoy, queremos continuar el espíritu del Día de los Pueblos Indígenas con un mensaje sobre la tierra pública.

Las tierras salvajes de las rocas rojas de Estados Unidos son territorios ancestrales de Goshute, Ute, Shoshone, Diné, Paiute, Hopi y Pueblo; esto solo considera tribus reconocidas por el gobierno federal. Desde el principio de los tiempos, cientos de miles de pueblos indígenas han llamado hogar a las montañas, cañones y valles de Utah. Honramos a nuestros vecinos nativos y a aquellos que estuvieron aquí mucho antes que todos nosotros para reconocer lo siguiente:

  • Las tierras públicas están en tierras robadas: en los Estados Unidos, Thomas Jefferson empleó por primera vez la Doctrina del Descubrimiento para despojar a los pueblos nativos de sus reclamos de tierras a fin de continuar la expansión hacia el oeste de Estados Unidos. La Doctrina del Descubrimiento es una doctrina religiosa de la década de 1400 que fundó el derecho espiritual y legal de los europeos a literalmente "tomar posesión" de tierras que "descubrieron [que] no estaban bajo el dominio de los gobernantes cristianos". En 1823, la Corte Suprema de los Estados Unidos reconoció la Doctrina como legalmente válida. De este proceso histórico es de donde proviene el concepto de “tierras robadas”. A pesar de que SUWA ha sido persistente en la protección permanente de la naturaleza salvaje de Red Rock en Utah y lucha con uñas y dientes por la retención de las tierras públicas en el dominio público, todavía debemos enfrentar los hechos de esta época violenta en la historia.
  • Las tierras de conservación federal se crearon con el mismo tipo de intención. Organ Pipe, Yosemite y Yellowstone son solo algunos ejemplos de amadas tierras de conservación cuyo establecimiento resultó en el desplazamiento de comunidades nativas. Por eso es importante saber en qué tierra se encuentra y apoyar las campañas lideradas por nativos para proteger a las personas y al planeta. Mientras más personas no nativas puedan reconocer los territorios ancestrales en los que viven, trabajan y juegan, mejores aliados seremos para defender la justicia para los pueblos originarios.

Nuestras tierras públicas son el tema perfecto para la sanación entre todas las personas, sanando nuestra conexión con el mundo más que humano y respetando a los miembros de nuestra comunidad nativa. Ayer fue el Día de los Pueblos Indígenas, pero el trabajo para proteger las tierras ancestrales sagradas continúa todos los días.

Publicado por